dijous, 28 d’octubre de 2010


Nadie me dijo que habría días como estos, días extraños sin duda.
J.L